La innovación como modo de vida

viviana-konstantynowsky.jpg

Esta apasionada de las nuevas tecnologías empezó su carrera de ingeniera informática en su Buenos Aires natal. Como tal, Viviana ha tenido distintos puestos de responsabilidad en varias multinacionales como Microsoft, pero a lo largo de los años, sin apartarse nunca su orientación tecnológica, no ha dejado de aprender ni de emprender. Para ella la innovación, el cambio y la transformación digital son claves, por eso ha seguido y sigue innovando y transformándose ella misma: formándose en marketing y publicidad digital, trabajando como coach ejecutivo experta en gestión de equipos, fundando diversas startups relacionadas con el mundo digital y el coaching... Y todo ello sin dejar de lado otra de sus pasiones: conocer gente que ‘comparta mi inspiración de cambiar el mundo, que quiera hacer de él un lugar mejor’.

¿Cuáles son las tres palabras que mejor te definen?

Podría decir que son creativa, solidaria y creadora de ecosistemas. Me encanta poder unir a las personas y a sus proyectos en algo donde la suma de las partes puede ofrecer algo superior a la sociedad.

¿Cuál fue tu primer trabajo y a qué edad?

Empecé a trabajar con mis padres, ellos tenían varias tiendas en Buenos Aires y desde muy pequeña iba a ayudarles. Me encantaba. Luego, cuando comencé mi carrera profesional, diseñaba y fabricaba ropa. Fue un periodo de mi vida que me encantó porque era pura creatividad e inspiración.

¿Y cómo descubriste entonces que querías dedicarte a la tecnología?

Lo cierto es que de pequeña quería ser abogada, pero mi prima, que que fue una de las primeras graduadas en Argentina en computación científica, me habló de este campo, ¡y me fascinó tanto que tomé la decisión de estudiar tecnología! Empecé estudiando programación: logo, Basic, Pascal, Fortran..., hasta que llegué a la universidad.

¿Por dónde van las cosas ahora en el mundo de la innovación tecnológica? ¿Que grandes cambios ves en los próximos años?

Sin duda estamos presenciando un proceso de cambios a nivel mundial que impactan en la economía, el trabajo y la sociedad. Se trata de profundas transformaciones que están derivadas de la irrupción de las nuevas tecnologías y traen cambios exponenciales y un crecimiento acelerado difícil de predecir. Y todo esto está cambiando también al ser humano. Pienso que nos iremos encontrando con distintas emociones que nos ayudarán a responder a los nuevos desafíos y que serán las catalizadoras para este cambio.

Lo que está claro es que las nuevas tecnologías tendrán un papel protagonista en la vida personal y profesional. No estamos hablando de que cambiarán las reglas del juego, sino de que cambiará el propio juego.

“Las nuevas tecnologías tendrán un papel protagonista en la vida personal y profesional. No es que vayan a cambiar las reglas del juego, es que cambiará el propio juego”

¿Estamos preparados para esto?

No tenemos más remedio que prepararnos. Ahora es el momento de asumir retos, atreverse a desaprender y a aprender cosas nuevas, experimentar con las nuevas tecnologías, y hasta reinventarnos si fuera necesario. Elon Musk, uno de los empresarios más influyentes del mundo, fundador de Paypal, Tesla Motors y SpaceX, dice: “A la gente no le gustan los cambios, pero si la alternativa a no cambiar es el desastre… más vale que vayas cambiando.”

¿Y el mundo laboral?, ¿cómo va a cambiar?

El futuro laboral también se transformará, claro. Ya no estaremos en una compañía para toda la vida laboral, ni tendremos el mismo puesto, ni siquiera se nos requerirán las mismas competencias o habilidades. Los trabajadores del futuro son conocidos como los knowmads, un neologismo acuñado por John Moravec que combina las palabras know (saber, conocer) y nomad (nómada). Son profesionales que reúnen todas las condiciones para trabajar con las exigencias futuras: adaptables al cambio, flexibles, con capacidad de aprendizaje continuo y creatividad.

¿Y cómo conducirán los líderes un futuro tan disruptivo con eficacia ?

Necesitan comenzar a cambiar su antigua forma de pensar por una nueva. Deben aprender a manejar distintas perspectivas innovadoras y creativas y anticiparse a los cambios. Están obligados a transformarse en “líderes exponenciales” que es lo que necesita este “cambio exponencial” que estamos viviendo.

En este contexto, ¿nos explicas qué es Transformation Human Lab y cómo surge la idea?

Precisamente he estado viendo que muchos de los ejecutivos con los que trabajo haciendo mentorning y coaching no están preparados para los cambios futuros que van a venir, ni tampoco para las nuevas tecnologías y la transformación digital. Me di cuenta de que había una gran oportunidad de poder ayudarlos desde un lado práctico, porque la tecnología se estudia practicándola. Así surgió la idea del Transformational Human Lab.  

Se trata de un nuevo proyecto, en el cual soy cofundadora, donde nuestro mayor objetivo es poder ayudar a las personas a tomar conciencia de los cambios que vienen y que eso les dé herramientas para poder transformarse o reinventarse en caso de que lo necesiten. Creo que el taller es muy interesante y muy innovador porque experimentamos no solo con las nuevas tecnologías, sino también con otras cosas como el coaching (por ejemplo con programación neurolingüística), o incluso con películas de ciencia ficción. Con todo ese conocimiento les hacemos pensar en cómo va a ser su puesto de trabajo en los próximos cinco años, y a partir de ahí podemos extraer un modelo muy rápido para saber cómo transformarse o reinventarse en el próximo líder que quieren ser.


“Con Transformational Human Lab nuestro mayor objetivo es poder ayudar a las personas a tomar conciencia de los cambios que vienen, y que eso les dé herramientas para poder transformarse o reinventarse”

Salir de la zona de confort y cambiar la vida de las personas

Konstantynowsky se dedica al mundo del coaching desde hace tiempo con su empresa Kamaljit Europa. Centrada en el mundo empresarial y ejecutivo, se especializa en Transformación Humanista Digital, Coaching Ejecutivo, Mentoring, Business Investor y Nuevas Tecnologías. ¿Su objetivo? Enseñar a los líderes del mañana a detectar los posibles obstáculos y resistencias  a la era digital y ayudarles a superarlos.

¿Cómo definirías el coaching?

Definiciones de coaching hay muchas, pero la que más me gusta tiene que ver con acompañar a las personas en su toma de conciencia. El coaching es un proceso y el objetivo es que estas personas puedan cumplir sus propios objetivos. Si hablamos de coaching ejecutivo sería realizar este mismo proceso ya no de forma personal, sino en organizaciones, dirigiéndonos a ejecutivos de las empresas.

Para esa toma de conciencia hay un ejemplo que utilizo en mis sesiones de coaching con ejecutivos: la “metáfora del cohete”. Mientras realiza su viaje a la órbita, el cohete se va desprendiendo algunas partes que lo componen y que lo acompañan hasta un determinado momento, pero que tiene que soltar para poder llegar a su destino. Lo mismo nos pasa a los seres humanos: tenemos que soltar cosas, salir de nuestra zona de confort y aceptar el desafío de aprender cosas nuevas para seguir creciendo como personas y como profesionales. El coaching es ayudarles en ese proceso.

¿Y el coaching tecnológico?, ¿nos podrías explicar un poco mejor qué es?

El coaching tecnológico estaría más orientado a los que ya somos coaches y a cómo podemos actualizarnos usando la tecnología para estar en contacto con las nuevas generaciones que serán nuestros próximos clientes. Así podemos saber lo que sienten nuestros coachees a la hora de enfrentarse a cosas nuevas, a cambios, a la incertidumbre sobre si van a poder o no con las nuevas tecnologías, a poder sacar sus miedos.

Tenemos que saber nosotros, primero, cómo nos sentimos utilizando y conociendo las nuevas tecnologías para poder ayudar mejor a nuestros clientes a hacerlo.

¿Qué es lo más te gusta de ser profesional tecnológica y coach?

Muchas cosas: estar siempre actualizada, estudiar, ir a seminarios, conferencias, hacer cursos, estar enterada de lo que pasa en el mundo, contrastar la información que me llega, estar al día con la lectura, experimentar con todas las nuevas tecnologías.

Cuales son las 3 cualidades que más valoras en la gente de tu equipo

Lo que más valoro es que tengan vocación de servicio interno y externo, con esto me refiero a que sepan trabajar en equipo, que respeten las distintas opiniones, que sean abiertos y aporten valor a los clientes. También me gusta que sean retadores, que no se conformen, que sean curiosos, creativos. Y que sientan pasión por lo que hacen.

¿Qué consejo le darías a un profesional que quiere trabajar con la tecnología?

Primero querría saber por qué quiere estudiar esta carrera, qué lo está llevando a eso o para qué. También cuáles son los beneficios que él o ella ve, y qué le apasiona realmente de la tecnología. Precisamente ahora que está tan de moda estudiar tecnología a veces pregunto esto y me responden: “es una carrera en la que se puede ganar mucho dinero”. Cierto pero, ¿qué pasará en 20 años? Lo primero es la pasión, luego estudiar en instituciones reconocidas, donde el claustro docente trabaje en empresas reconocidas también y conozca bien el mercado laboral. Aquí en España recomiendo el IE Business School y en Estados Unidos hay universidades muy buenas en temas de tecnologías, el MIT, Cambridge, Stanford, por ejemplo.

Cuéntame un logro profesional, momento de triunfo, giro radical o momento de fracaso y su aprendizaje

Tengo recuerdos de muchísimos momentos donde hice proyectos que me encantaron, proyectos que fueron exitosos no solo por mí, sino también por todo el equipo que me acompañaba. Y también otros que quizá no tanto, pero hoy día no los llamaría fracasos, los veo más bien como algo que en ese momento creí y que no salió bien. Todo lo que aprendí de esas situaciones hoy lo puedo volcar en los nuevos proyectos para que no vuelva a suceder.

Inspirada, creativa, feliz

¿Cuál es la lección más relevante que tú has aprendido durante estos años trabajando en el mundo de la tecnología?

La principal sería que las cosas cambian rapidísimo y que hay que actualizarse cada día. Cuanto más aprendo, más cosas me faltan por aprender. Hace 10, 15, 20 años, el crecimiento era rápido pero no tanto como ahora, ahora estamos llegando a lo que se ha dado en llamar crecimiento exponencial: cada vez los tiempos se acortan más y la actualización lo es todo.

“Cuanto más aprendo, más cosas me faltan por aprender”

¿A quién sigues a diario en redes? ¿Cuáles son tus gurús?

Uf, ¡tantos! Sigo a mucha gente en redes, pero si tuviera que elegir los 3 principales empezaría por Bill y Melinda Gates (@gatesfoundation), para estar actualizada sobre lo que están haciendo en su fundación. También me gusta Satya Nadella (@satyanadella), presidente de Microsoft, porque le ha devuelto el alma a la compañía. Y Peter Diamandis (@PeterHDiamandis) porque me encanta saber como van las evoluciones del Genoma humano, aunque él hace muchas otras cosas interesantes también…

¿Qué te inspira?

Me inspiran muchas personas (y personajes). Mi preferido es Mike Wazowski (de Monstruos S.A.), que siempre quiere cumplir sus sueños y no se detiene ante nada, ni ante la gente que le dice que no puede cumplirlos. Como decía antes, me inspiran mucho Bill y Melinda Gates con su fundación porque realmente le están cambiando la vida a millones de personas que viven en África. Y mis abuelos, que viajaron desde Europa hasta Argentina en un barco sin saber dónde iban, sin saber el idioma, sin tener nada, es una historia de vida que me inspira, tiene que ver con la lucha y con querer salir adelante.

En general podría decir que me inspira todo, tengo la inspiración metida en mi cuerpo. Viajar, conocer gente, leer, cocinar, escuchar música, mi trabajo. No sé, disfrutar de la vida en general.

¿Qué lees todos los días que te informa y mejora tu criterio para tu profesión? blogs, revistas online, periódicos…

Todos los días leo un montón cosas, voy pasando de una noticia a otra, con el ordenador, con el móvil, con el iPad, con cualquier dispositivo que tenga a mano. Leo los periódicos de distintos países, me gusta estar actualizada de lo que pasa en Argentina, en España, en Latinoamérica... Me gusta ver las revistas de Harvard Business Review, las del MIT, y también entro a blogs no sólo sobre tecnología, sino también sobre temas de coaching nuevos, por ejemplo.

¿Hay algún libro que haya cambiado tu forma de entender el mundo?

Varios. Mi libro favorito, y de cabecera, es “El Principito”, que me enseñó muchas cosas acerca de la amistad y del amor. “El Arte de la Felicidad”, del Dalai Lama es otro de los que me encanta y me acompaña. Además, últimamente he leído varios libros que cuentan cómo entender el mundo que viene y la disrupción, como “Organizaciones exponenciales” de Salim Ismail o “Abundancia” de Peter Diamandis.

Concretamente ahora estoy leyendo “La muerte de la muerte”, de José Luis Cordeiro. Es muy interesante porque lo que cuenta es que muy pronto vamos a tener que elegir si queremos morir o no morir, ya que vamos a tener más longevidad y mejor calidad de vida. ¡Los 100 años van a ser nuestros 60!

¿Cuándo te sientes más viva?

Me siento muy viva cuando voy en el coche con mi hija, con la música alta y cantamos, cuando bailamos… También cuando estoy inmersa en un proyecto y tengo esa adrenalina de todo lo que hay que hacer, y por supuesto una vez que termina y salió como queríamos que saliera.

¿Y cuándo eres más creativa?

Mi momento más creativo es a lo largo del día, por la tarde mucho más y por la noche menos, estoy más cansada. Pero no tengo un horario en particular. De repente estoy haciendo algo o leyendo alguna cosa y ahí aparece, se me ocurre una idea y enseguida la grabo o la escribo para poder usarla y tenerla en cuenta.

5 apps que usas en tu día a día

Las 5 apps que uso diariamente son: Facebook, LinkedIn y WhatsApp, que la uso casi todo el día, me mantiene conectada. Uso Safari y según mis necesidades, por ejemplo si estoy en un país donde no puedo hablar el idioma, uso la aplicación de traductor de Google. También las aplicaciones de mis bancos.

¿Cuál sería un dream job para ti?

Mi dream job siento que es el que tengo. Lo cierto es que  siempre he tenido la suerte de poder elegir lo que quiero hacer, no tengo nada pendiente. Lo último fue especializarme en coaching ejecutivo que era algo que me encantaba y hoy puedo unir esas dos pasiones, la tecnología y el coaching para poder facilitar o acompañar a las personas en su reinvención o en su transformación.

¿Qué harías si no tuvieses que trabajar?

Si no tuviera que trabajar creo que trabajaría igual, me hace feliz, me da energía, me apasiona lo que hago. Creo que siempre buscaría algo para hacer, quizás no un trabajo tan estricto y de tantas horas, pero siempre estaría trabajando en algo. Me gustaría seguir trabajando para dejar un legado en esta vida, ayudar a las personas que lo necesitan y cambiarles la vida.

¿Qué te haría inmensamente feliz conseguir en el próximo año?, ¿y en los próximos cinco?

El próximo año me haría muy feliz escribir un libro, ya lo tengo bastante adelantado y me gustaría conseguir darle forma. Y más adelante, en cinco años, me gustaría seguir con mi propósito de poder hacer algo que le cambie la vida a muchas personas.

Por último, ¿qué te gustaría que los demás piensen de ti?

Me gustaría que piensen de mí que soy una persona feliz y que me interesan las demás personas, poder ayudarlos y contagiarles un poco de esta felicidad para que también se sientan felices.


VIVIANA KONSTANTYNOWSKY, Open Innovation Expert y Executive Coach.
Síguela en Linkedin y Twitter.

Redaccion DigitalInfluencer